Our knowledge of orthopaedics. Your best health.

from the American Academy of Orthopaedic Surgeons

Diseases & Conditions

Treatment

Recovery

Staying Healthy

Print

Email

español

Síndrome del túnel carpiano (Carpal Tunnel Syndrome)

El síndrome del túnel carpiano es una afección frecuente que causa dolor, entumecimiento y cosquilleo en la mano y el brazo. La afección se presenta cuando uno de los nervios principales de la mano, el nervio mediano, se pinza o comprime cuando pasa por la muñeca. 

En la mayoría de los pacientes, el síndrome del túnel carpiano empeora con el transcurso del tiempo, por lo tanto, son importantes el diagnóstico y el tratamiento tempranos. En una etapa temprana, los síntomas generalmente se pueden aliviar con medidas sencillas, como usar una férula ara muñeca o evitar determinadas actividades.

Sin embargo, si continúa la presión sobre el nervio mediano, puede producir un daño al nervio y empeorar los síntomas. Para impedir el daño permanente, en algunos pacientes se puede recomendar la cirugía para liberar la presión del nervio mediano.

Anatomía

El túnel carpiano es un conducto estrecho en la muñeca, de aproximadamente una pulgada (2,5 cm) de ancho. El piso y las paredes del túnel están formados por pequeños huesos de la muñeca llamados “huesos carpianos.” El techo del túnel es una banda resistente de tejido conectivo llamado “ligamento transverso del carpo.” Debido a que estos límites son muy rígidos, el túnel carpiano tiene poca capacidad para “estirarse” o aumentar su tamaño.

El túnel carpiano protege el nervio mediano y los tendones flexores que flexionan los dedos y los pulgares.

Reproducido y adaptado de Rodner C, Raissis A, Akelman E: Carpal tunnel syndrome. Orthopaedic Knowledge Online Journal. Rosemont, IL, American Academy of Orthopaedic Surgeons, 2009; 7(5). Accessed March 2016.

El nervio mediano es uno de los nervios principales de la mano. Su origen está en un grupo de raíces nerviosas en el cuello. Estas raíces se unen para formar un nervio único en el brazo. El nervio mediano se extiende por el brazo y el antebrazo, pasa a través del túnel carpiano en la muñeca y llega hasta la mano. El nervio proporciona sensibilidad a los dedos pulgar, índice, medio y anular. El nervio también controla los músculos alrededor de la base del pulgar.

Los nueve tendones que flexionan los dedos y el pulgar también se extienden a través del túnel carpiano. Estos tendones se llaman “tendones flexores.”

Descripción

El síndrome del túnel carpiano se presenta cuando se estrecha el túnel o cuando se inflaman los tejidos que rodean a los tendones flexores, lo que ejerce presión sobre el nervio mediano. Estos tejidos se llaman “membrana sinovial.” Normalmente, la membrana sinovial lubrica los tendones, lo que facilita el movimiento de los dedos.

Cuando se inflama la membrana sinovial, ocupa lugar en el túnel carpiano y, con el transcurso del tiempo, presiona al nervio. Esta presión anormal en el nervio puede dar como resultado dolor, entumecimiento, cosquilleo y debilidad en la mano. 

El síndrome del túnel carpiano está causado por presión en el nervio mediano cuando pasa por el túnel carpiano.

Causa

La mayoría de los casos del síndrome del túnel carpiano están causados por una combinación de factores. Los estudios demuestran que las mujeres y las personas adultas tienen más posibilidades de padecer esta afección.

Otros factores de riesgo de padecer síndrome del túnel carpiano incluyen los siguientes:

  • Hereditario. Probablemente este es un factor importante. El túnel carpiano puede ser más pequeño en algunas personas o puede haber diferencias anatómicas que cambian el espacio disponible para el nervio. Estos rasgos pueden ser hereditarios.
  • Uso repetitivo de la mano.Repetir los mismos movimientos o las mismas actividades de la mano y la muñeca durante un período prolongado puede perjudicar los tendones de la muñeca, lo que causa inflamación que ejerce presión sobre el nervio.
  • Posición de la mano y la muñeca.Hacer actividades que implican flexión o extensión extremas de la mano y la muñeca durante un período prolongado puede aumentar la presión sobre el nervio.
  • Embarazo.  Los cambios hormonales durante el embarazo pueden causar inflamación.
  • Enfermedades. La diabetes, la artritis reumatoide y el desequilibrio de la glándula tiroides son afecciones que están relacionadas con el síndrome del túnel carpiano.

Síntomas

Los síntomas del síndrome del túnel carpiano pueden incluirlos siguientes:

  • entumecimiento, cosquilleo, ardor y dolor, principalmente en los dedos pulgar, índice, medio y anular;
  • sensaciones ocasionales similares a un espasmo que se irradia hacia los dedos pulgar, índice, medio y anular;
  • dolor o cosquilleo que se extiende por el antebrazo hasta el hombro;
  • debilidad y torpeza en la mano, esto puede dificultar los movimientos finos, como abotonarse la ropa;
  • dejar caer objetos; a causa de la debilidad, el entumecimiento o la pérdida de propiocepción (percepción de dónde se encuentra la mano en el espacio).

En la mayoría de los casos, los síntomas del síndrome del túnel carpiano comienzan gradualmente, sin una lesión específica. Al principio, muchos pacientes descubren que sus síntomas aparecen y desaparecen. Sin embargo, a medida que empeora la afección, los síntomas pueden presentarse con más frecuencia o pueden persistir durante períodos más prolongados.

Son muy comunes los síntomas durante la noche. Debido a que muchas personas duermen con la muñeca flexionada, los síntomas lo pueden despertar. Durante el día, generalmente los síntomas se presentan cuando sostiene algo durante un período prolongado con la muñeca flexionada hacia adelante o hacia atrás, como cuando usa el teléfono, conduce o lee un libro.

Muchos pacientes descubren que mover o agitar las manos ayuda a aliviar los síntomas.

Examen del médico

Examen físico

Durante la evaluación, el médico hablará con usted acerca de su salud general y su historia clínica, y le preguntará acerca de los síntomas.

Le examinará cuidadosamente la mano y la muñeca y le realizará algunas pruebas físicas. Durante estas pruebas, el médico hará lo siguiente:

  • presionará o golpeará ligeramente a lo largo del nervio mediano, en la cara interna de la muñeca, a fin de ver si esto causa entumecimiento o cosquilleo en los dedos (signo de Tinel);
  • flexionará y sostendrá en esa posición ambas muñecas para evaluar si tiene entumecimiento o cosquilleo en las manos;
  • pondrá a prueba la sensibilidad de las puntas de los dedos y las manos, tocándolos suavemente con un instrumento especial, mientras tiene los ojos cerrados;
  • revisará que no tenga debilidad en los músculos alrededor de la base del pulgar;
  • buscará atrofias en los músculos alrededor de la base del pulgar. En los casos graves, estos músculos se pueden volver visiblemente más pequeños.

Para realizar la prueba de Tinel para buscar un daño en el nervio, el médico le golpeará ligeramente en la cara interna de la muñeca, sobre el nervio mediano.

Reproducido de JF Sarwark, ed.: Essentials of Musculoskeletal Care, ed 4. Rosemont, IL, American Academy of Orthopaedic Surgeons, 2010.

Pruebas

Pruebas electrofisiológicas. Estas pruebas ayudarán al médico a medir qué tan bien funciona el nervio mediano y a determinar si hay mucha presión sobre el nervio. Las pruebas también ayudarán al médico a determinar si tiene otra afección del nervio, como una neuropatía, o si hay otras zonas donde hay compresión del nervio, que podrían estar causando los síntomas.

Las pruebas electrofisiológicas pueden incluir lo siguiente:

  • Estudios de conducción nerviosa.Estas pruebas miden las señales que viajan por los nervios de la mano y el brazo, y pueden detectar cuándo un nervio no transmite su señal de manera eficaz. Los estudios de conducción nerviosa pueden ayudar al médico a determinar cuán grave es su problema y a guiar el tratamiento.
  • Electromiografía (EMG).Una EMG mide la actividad eléctrica en los músculos. Los resultados de una EMG pueden mostrar si tiene un daño en el nervio o el músculo.

Primer plano de una electromiografía que se realiza con un estudio de conducción nerviosa.

Ecografía. Una ecografía usa ondas de sonido de alta frecuencia para ayudar a crear imágenes de los huesos y los tejidos. El médico le puede recomendar una ecografía de la muñeca para evaluar si el nervio mediano presenta signos de compresión.

Radiografías. Las radiografías ofrecen imágenes de estructuras densas, como los huesos. Si tiene movimiento limitado de la muñeca o dolor en la muñeca, el médico le puede indicar una radiografía para descartar otras causas para sus síntomas, como la artritis, una lesión en los ligamentos o una fractura.

Exploración con imagen por resonancia magnética (IRM). Este estudio ofrece mejores imágenes de los tejidos blandos del cuerpo. El médico le puede indicar una IRM para ayudar a determinar otras causas de sus síntomas o para buscar tejidos anormales que podrían estar afectando el nervio mediano. Una IRM también puede ayudar al médico a determinar si hay problemas con el nervio en sí mismo, como cicatrización debido a una lesión o un tumor.

Tratamiento

Aunque es un proceso gradual, para la mayoría de las personas, el síndrome del túnel carpiano empeorará con el transcurso del tiempo si no recibe algún tipo de tratamiento. Por este motivo, es importante que el médico lo evalúe y lo diagnostique de manera temprana. En las primeras etapas, puede ser posible demorar o detener la evolución de la enfermedad.

Tratamiento no quirúrgico

Si se diagnostica y se trata de manera temprana, a menudo, los síntomas del síndrome del túnel carpiano pueden aliviarse sin cirugía. Si su diagnóstico es incierto o si los síntomas son moderados, al principio, el médico recomendará tratamiento no quirúrgico.

Los tratamientos no quirúrgicos pueden incluir los siguientes:

Colocación de órtesis o férula. Usar una órtesis o una férula durante la noche evitará que flexione la muñeca mientras duerme. Mantener la muñeca en una posición recta o neutra disminuye la presión sobre el nervio dentro del túnel carpiano. El uso de una férula también puede ser útil durante el día cuando realiza actividades que agravan los síntomas.

Usar una férula o una órtesis disminuye la presión en el nervio mediano al mantener recta la muñeca.

Thinkstock © 2016.

Fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Los medicamentos como el ibuprofeno y el naproxeno pueden ayudar a aliviar el dolor y a disminuir la inflamación.

Cambios en la actividad. A menudo, los síntomas ocurren cuando la mano y la muñeca están en la misma posición demasiado tiempo, en particular, cuando la muñeca está flexionada o extendida.

Si su trabajo o las actividades recreativas agravan los síntomas, cambiar o modificar estas actividades puede ayudar a demorar o detener la evolución de la enfermedad. En algunos casos, esto puede implicar hacer cambios en el lugar de trabajo o en la estación de trabajo.

Ejercicios de deslizamiento del nervio. Algunos pacientes pueden beneficiarse con ejercicios que ayudan al nervio mediano a moverse con más libertad dentro de los límites del túnel carpiano. El médico o el terapeuta le pueden recomendar ejercicios específicos.

Inyecciones de esteroides. El corticoesteroide (como la cortisona) es un agente antiinflamatorio potente que se puede inyectar en el túnel carpiano. Aunque, a menudo, estas inyecciones alivian los síntomas dolorosos o ayudan a calmar el empeoramiento de los síntomas, a veces, su efecto es solo temporal. El médico también puede usar una inyección de cortisona para ayudar a diagnosticar el síndrome del túnel carpiano.

Una inyección de esteroides en el túnel carpiano puede aliviar los síntomas durante un tiempo.

Tratamiento quirúrgico

Si el tratamiento no quirúrgico no alivia los síntomas después de un tiempo, el médico puede recomendar la cirugía.

La decisión de someterse a una cirugía se basa en la gravedad de los síntomas: cuánto dolor y entumecimiento tiene en la mano. En los casos de muchos años con entumecimiento constante y deterioro de los músculos del dedo pulgar, se puede recomendar la cirugía para evitar daños irreversibles.

Procedimiento quirúrgico

El procedimiento quirúrgico que se realiza para el síndrome del túnel carpiano se llama “liberación del túnel carpiano.” Existen dos técnicas quirúrgicas distintas para hacer esto, pero el objetivo de ambas es aliviar la presión sobre el nervio mediano, al cortar el ligamento que forma el techo del túnel. Esto aumenta el tamaño del túnel y disminuye la presión sobre el nervio mediano.

El ligamento transverso del carpo se corta durante la cirugía de liberación del túnel carpiano. Cuando sana el ligamento, hay más espacio para el nervio y los tendones.

En la mayoría de los casos, la cirugía del túnel carpiano se realiza de manera ambulatoria. La cirugía se puede hacer bajo anestesia general, donde usted está completamente dormido, o bajo anestesia local, donde solo se le adormece la mano y el brazo. En algunos casos, también puede recibir un sedante suave a través de una vía intravenosa (IV), que se inserta en una vena del brazo.

Cirugía abierta de liberación del túnel carpiano. En la cirugía abierta, el médico hace una pequeña incisión en la palma de la mano y ve el interior de la mano y la muñeca a través de esta incisión. Durante el procedimiento, el médico dividirá el ligamento transverso del carpo (el techo del túnel carpiano). Esto aumenta el tamaño del túnel y disminuye la presión sobre el nervio mediano.

Después de la cirugía, el ligamento puede volver a crecer de manera gradual, pero habrá más espacio en el túnel carpiano y se verá aliviada la presión sobre el nervio mediano.

Liberación endoscópica del túnel carpiano. En la cirugía endoscópica, el médico hace una o dos incisiones más pequeñas en la piel, llamadas “portales.” y usa una cámara en miniatura, un “endoscopio,” para ver el interior de la mano y la muñeca. Se utiliza un bisturí especial para dividir el ligamento transverso del carpo, similar al procedimiento abierto de liberación del túnel carpiano.

Aquí, se inserta un endoscopio a través de un portal en la muñeca del paciente. Se insertará un instrumento de corte en la palma.

Los resultados de la cirugía abierta y la cirugía endoscópica son similares. Existen beneficios y riesgos potenciales relacionados con ambas técnicas. El médico hablará con usted acerca de qué técnica quirúrgica es mejor para su caso.

Recuperación

Inmediatamente después de la cirugía, se le recomendará que eleve la mano por sobre la altura del corazón y que mueva los dedos para disminuir la inflamación e impedir la rigidez.

Seguramente sentirá un poco de dolor, inflamación y rigidez después del procedimiento. Un dolor leve en la palma puede perdurar por varias semanas a varios meses.

Por lo general, la fuerza para agarrar y pellizcar se recupera en aproximadamente 2 a 3 meses después de la cirugía. Sin embargo, si el estado del nervio mediano era deficiente antes de la cirugía, la fuerza para agarrar y pellizcar tal vez no mejore después de 6 a 12 meses.

Tal vez tenga que usar una férula o una órtesis para muñeca durante varias semanas. Sin embargo, se le permitirá que use la mano para actividades livianas, intentando evitar molestias significativas. Al poco tiempo después de la cirugía, tal vez se le permita conducir, hacer las actividades de cuidado personal, y levantar y agarrar objetos livianos.

El médico hablará con usted acerca de cuándo podrá volver a trabajar y si tendrá alguna restricción en sus actividades laborales.

Complicaciones

Aunque existe la posibilidad de tener complicaciones con cualquier cirugía, el médico tomará las medidas para minimizar los riesgos. Las complicaciones más comunes de la cirugía de liberación del túnel carpiano incluyen las siguientes:

  • sangrado;
  • infección;
  • empeoramiento o lesión del nervio.

Resultados

Para la mayoría de los pacientes, la cirugía mejorará los síntomas del síndrome del túnel carpiano. Sin embargo, la recuperación puede ser gradual y la recuperación total puede tardar hasta un año.

Si tiene dolor y debilidad significativos durante más de 2 meses, el médico puede referirlo a un terapeuta especializado en manos, que podrá ayudarle a acelerar la recuperación.

Si tiene otra afección que le cause dolor o rigidez en la mano o la muñeca, como artritis o tendinitis puede retrasar su recuperación en general. En los casos de muchos años de síndrome del túnel carpiano con pérdida grave de la sensibilidad o pérdida de músculo alrededor de la base del dedo pulgar, la recuperación también será más lenta. Para estos pacientes, la recuperación total tal vez no sea posible.

En ocasiones, el síndrome del túnel carpiano puede reaparecer, aunque esto es muy poco común. Si esto sucede, tal vez necesite tratamiento o cirugía adicionales.

Last Reviewed

septiembre 2019

Contributed and/or Updated by

Katherine Faust, MDCharles D. Jennings, MD, FAAOS

Peer-Reviewed by

Ramon L. Jimenez, MD, FAAOSFraser J. Leversedge, MD, FAAOSStuart J. Fischer, MD, FAAOS

AAOS does not endorse any treatments, procedures, products, or physicians referenced herein. This information is provided as an educational service and is not intended to serve as medical advice. Anyone seeking specific orthopaedic advice or assistance should consult his or her orthopaedic surgeon, or locate one in your area through the AAOS Find an Orthopaedist program on this website.